viernes, 20 de enero de 2017

Decidnos cómo es Atocha. En el 40 Aniversario #AbogadosDeAtocha


 
He cerrado los ojos para no ver nada.
He cerrado los ojos para llorar por no verte.
Paul Éluard
El dictador había muerto, pero la dictadura no había sido derrotada. Lo viejo no había muerto. Y lo nuevo no había aún nacido. Un momento histórico apasionante se abría paso entre grandes ilusiones y no pocas penalidades. La clase obrera empujaba para conseguir libertad, derechos laborales y sociales equiparables a los que tenían los trabajadores y trabajadoras europeos. Los despachos laboralistas eran una cuña en el sistema judicial español para conseguir que el ejercicio de esos derechos fuera erosionando los estrechos márgenes de las leyes franquistas. 
Había dos despachos de abogados laboralistas en la calle de Atocha. Uno de ellos, en las inmediaciones de la Plaza de Antón Martín, el de Atocha 55, lo dirigía Manuela Carmena. Ese fue el despacho elegido por las huestes del franquismo sin Franco para dar una lección que nunca olvidara una clase obrera que protagonizaba, en esos momentos, una huelga del transporte que se antojaba intolerable para el sindicalismo vertical de la dictadura. El 24 de enero de 1977, hace ya 40 años, se produjo la tragedia, el cruel atentado contra el despacho laboralista de Atocha 55. 

No eligieron su suerte. Fueron ellos como podrían haber sido los abogados, abogadas o sindicalistas de cualquier otro despacho laboralista. O como lo fueron los estudiantes que participaban en manifestaciones pacíficas reclamando democracia y libertad. Esa misma semana, el 23 de enero, caía abatido por un disparo de un ultraderechista, el estudiante Arturo Ruiz y, al día siguiente, la joven universitaria María Luz Nájera, al ser golpeada por un bote de humo de la policía. Todo ello en un contexto de secuestro de los GRAPO, de Antonio María de Oriol, presidente del Consejo de Estado y del general Emilio Villaescusa.

No estaban solos. El despacho de Atocha 55 era uno de los que se habían ido abriendo, por parte de jóvenes abogados y abogadas recién salidos de la universidad, siguiendo la estela y multiplicando la experiencia de aquel primer despacho laboralista fundado por María Luisa Suárez, Antonio Montesinos, Pepe Jiménez de Parga, o José Esteban, en la calle de la Cruz. Despachos en los que se defendía a los trabajadores y trabajadoras, jurados de empresa, enlaces sindicales de las CCOO, que eran procesados por defender derechos, participar en huelgas y manifestaciones, tener en su poder octavillas, o publicaciones en las que se animaba a la movilización, o en las que se exigían derechos fundamentales como la huelga, la manifestación, la libertad, la democracia, la amnistía.

Despachos en los que se abordaban también procesos penales ante el Tribunal de Orden Público, creado por la dictadura franquista para perseguir a la oposición, especialmente del PCE y a los integrantes de las ilegalizadas Comisiones Obreras. Despachos donde se defendían problemas de barrio, como los desahucios, problemas de infravivienda y equipamientos para la ciudadanía.

Fue mucha la tarea desde que en los años 60 se constituyeron las CCOO y se extendieron, gracias al apoyo del PCE y otras organizaciones de la oposición a la Dictadura, por todos los sectores y por toda España. Y tuvieron que hacer frente a la brutal represión que sufrió el movimiento obrero con su “galena de huelgas” en los años 1975 y 1976 que hizo posible que aunque el dictador muriera en la cama, el régimen fuera derrotado en la calle.

Un antes y un después de Atocha

Tras el asesinato de los Abogados de Atocha y el velatorio organizado por el Colegio de Abogados en su sede, su despedida se convirtió en una inmensa manifestación organizada por el PCE y las CCOO, silenciosa y pacífica, que terminó con los nuevos intentos de imponer una democracia mutilada. Un interminable despliegue de coronas de duelo, claveles rojos y puños en alto, que firmó en las calles la muerte definitiva del franquismo. Tras la masacre de Atocha nadie pudo negarse a la evidencia. En la Semana Santa de aquel mismo año, el Gobierno emanado de la legalidad franquista, presidido por Adolfo Suárez, legalizó el Partido Comunista y a finales de abril fueron legalizados los sindicatos. España emprendía el camino hacia una nueva legalidad democrática.
26 de enero de1977. Foto: El País
Se preguntaba el Rey, en el reciente encuentro mantenido con el Patronato de la Fundación Abogados de Atocha, promovida por CCOO de Madrid, cómo era posible que hasta el año 2005 no se hubiera creado una institución para preservar la memoria y defender los valores de los Abogados de Atocha. Unos jóvenes que con  las únicas armas del derecho pusieron en juego su vida para defender la dignidad y la decencia de todas nuestras vidas y pagaron con su sangre nuestra libertad.

Alejandro Ruiz-Huerta, uno de los cuatro sobrevivientes del atentado, el último de ellos que aún vive, hoy presidente de la Fundación Abogados de Atocha, escribió un libro que se acaba de reeditar, titulado La memoria incómoda, en el que él mismo se sorprende de los años en los que el dolor ha sido más fuerte que la necesidad de contar, recordar, transformar en vida tanta muerte. El peso de todos y cada uno de los días en los que el dolor paralizante se ha desplomado sobre él.

La sociedad española se ha sumido durante décadas en el silencio del pasado, como si olvidando el horror de la dictadura, conjurásemos todos sus males. Sin  embargo, la experiencia demuestra que el olvido conduce a la repetición del pasado, aunque bajo otras formas, porque no afrontar los errores, no dares solución, hace que terminen esperándonos de nuevo tras cualquier esquina del futuro.

Durante décadas, cada 24 de enero, hemos acompañado la soledad de los cementerios y junto a los cuatro sobrevivientes, Luis Ramos, Lola González Ruiz, Alejandro Ruíz Huerta, hemos escuchado a Miguel Sarabia recitar lentamente los nombres de los jóvenes asesinados, ante la placa conmemorativa instalada junto al portal de Atocha 55: Luis Javier Benavides Orgaz, Serafín Holgado, Ángel Rodríguez Leal, Francisco Javier Sauquillo, Enrique Valdelvira. Así pronunciados, despaciosamente, decía Sarabia, siembran armonía en el  mundo.

Le gusta a Alejandro recordar a Paul Éluard, quien haciendo memoria de los campos de concentración nazis, nos recuerda que "si el eco de su voz se debilita, pereceremos". Por eso, tal vez, las CCOO de Madrid, en nuestro Congreso de 2004, conmocionados aún por la inmensidad del golpe de los Atentados del 11 de Marzo de ese mismo año, decidimos crear la Fundación Abogados de Atocha, para preservar la memoria y el espíritu de los de Atocha. Para impulsar los valores y los anhelos de libertad, igualdad, justicia, solidaridad, diálogo y  paz que alentaba la lucha de aquellos jóvenes y que sigue anidando en los corazones de la ciudadanía. Para premiar y reconocer a cuantas personas siguen luchando aquí y más allá de nuestras fronteras por la libertad y los derechos laborales y sociales.

Volviendo a Éluard, el poeta, el militante de la resistencia francesa, el comunista ortodoxo y heterodoxo, nos parece necesario recordar, en este 40 aniversario del atentado contra los Abogados de Atocha, que "hay otros mundos, pero están en éste". Será, con los mimbres que somos, con los que tendremos que construir un cesto en el que quepamos todas y todos, en el que podamos convivir en libertad. En el que el derecho, los derechos, la justicia, sean respetados. En el que la injusticia, la desigualdad, el abuso, sean perseguidos, condenados, denostados.  En el que la violencia, especialmente la perpetrada contra los más débiles, contra la infancia, contra las mujeres, contra quienes menos tienen y menos pueden, contra los trabajadores y trabajadoras, sea erradicada.

Un mundo, un espacio de convivencia, en el que saquemos de nosotras y nosotros lo mejor de aquella juventud de Atocha. Pero para ello tendremos que seguir defendiendo su memoria y, parafraseando a Marcos Ana, uno de los merecedores de los premios anuales de la Fundación, formular y contestar (y contestarnos) cada día la pregunta: “Decidnos como es Atocha.”

Jaime Cedrún López. Secretario General de CCOO de Madrid
Francisco Javier López Martín. Secretario de Formación de CCOO

 

martes, 17 de enero de 2017

El 18 enero está en juego la credibilidad de la Justicia. @CocaCola tiene que acatar sentencias.

Departamento de Innovación sin actividad y con maquinaria obsoleta
Resulta escandaloso que no se quiera ver la evidencia. La evidencia es que la planta de Coca Cola de Fuenlabrada, lo constaté en una visita que realicé el pasado 4 de enero, no tiene ninguna producción efectiva. Coca Cola incumple todas las sentencias.

Ante las dificultades que existen para que los medios de comunicación españoles se hagan eco de las reivindicaciones de la plantilla de Coca Cola en Fuenlabrada, hago mías sus explicaciones y las preguntas que se hacen con vistas a la decisión que tomará el Tribunal Supremo ante el recurso presentado por CCOO.
 

Para saber más:

VIDEO desde el interior de la fábrica.https://www.youtube.com/watch?v=kQTf0wZKPco
VIDEO rueda de prensa confederal ante el 18 de enero.https://www.youtube.com/watch?v=4nyOlwVq1o8
VIDEO, convocatoria 18 de enero.https://www.youtube.com/watch?v=0l3AJ6pfpXI

Documento de la plantilla de Coca Cola en Fuenlabrada:

1- La sentencia de la Audiencia Nacional de junio de 2014 dictó nulos los despidos y readmisión en su puesto de trabajo por vulneración de derecho fundamental.

2- Los autos posteriores de la Audiencia Nacional dictaron en mismas condiciones a la  fecha del despido, salariales, de horarios y en su centro de trabajo.

3- La sentencia de abril de 2015 del Tribunal Supremo ratificó íntegramente la sentencia de la Audiencia Nacional y dictó readmisión en su puesto de trabajo y en las mismas condiciones a la fecha del despido.

4- La nota del Poder Judicial reflejaba que se producía en las mismas condiciones  milimétricas de salarios y horarios.

5- El auto de ejecución de septiembre de 2015 sorpresivamente modifica ambas sentencias y dicta readmisión en otros puestos de trabajo y con movilidad funcional en un proyecto logístico virtual, cada trabajador recibió una carta de readmisión en base a ese auto con su nuevo puesto de trabajo y salario anual.

6-Tres años después, los trabajadores ni estamos en nuestro puesto de trabajo, ni tenemos los mismos salarios ni horarios, la empresa inaplica nuestro convenio, no se cumple el auto y tampoco la sentencia firme.

7- No existe tutela judicial  efectiva, como dicta el artículo 24 de la Constitución Española  sobre la indefensión  y dicha tutela judicial.

8- Tampoco estamos readmitidos según dictó el propio auto de septiembre de 2015, el proyecto logístico no existe, ni los puestos de trabajo, ni los trabajadores están en los puestos que se les comunicó por carta para la readmisión.

9- La Inspección de Trabajo en su informe de abril de 2015 lo recoge explícitamente.

10-La empresa no cumple sentencia y auto y se permite el lujo de aplicar el artículo 41 (del Estatuto de los Trabajadores) de modificación de condiciones de trabajo sobre la readmisión del  propio auto. En la prensa ha declarado que tiene permanentemente informada a la sala de lo social.

11-Coca Cola EuropeanPartners solicita incidentes y la sala los atiende. CCOO ha solicitado varias veces medidas cautelares  para el cumplimiento de la sentencia y han sido denegadas.

12-Coca Cola y su embotellador han engañado reiteradamente a la Audiencia Nacional como lo demuestran estos hechos relatados. La Justicia tiene conocimiento de ello como lo reconoce Coca Cola, no estamos en los puestos como dictó la sentencia, ni en los puestos comunicados por el auto, el proyecto logístico es virtual,  no existe y la empresa lo ha comunicado a través del artículo 41, exponiendo que no se va  a desarrollar el proyecto y modificando las condiciones a los trabajadores.

13- Llegados a este punto, si el Tribunal Supremo el día 18 avala los hechos consumados de Coca Cola y su embotellador que ha modificado las decisiones judiciales a su antojo para modificar una sentencia que la condenó, pondría en tela de juicio la Justicia en nuestro país.

14- El ERE fue nulo por varios motivos, pero fundamentalmente por la vulneración del derecho fundamental  de huelga. Así se resalta en sentencias y autos, el engaño de la empresa se argumentó por falta de capacidad ociosa de producción entre las fabricas cerradas, hoy la empresa esta publicando en prensa sus intenciones de aumentar  las inversiones de producción en nuestro país por falta de capacidad de absorber en cierre de Fuenlabrada con las otras plantas de producción, pero el auto mantiene que no se incorpore a los trabajadores en sus puestos de trabajo,  sin embargo, se crearán nuevos puestos de producción estando sin reincorporarse  a sus  puestos  los trabajadores de Fuenlabrada según sentencia firme del Tribunal Supremo.
Único trabajo trasvasar botellas vacías a mano.

Nos  preguntamos

¿Por qué la justicia ha permitido a Coca Cola que no cumpla sentencias y autos en los plazos dictados?.

¿Por qué se ha negado las medidas cautelares de no desmontar las instalaciones para garantizar el cumplimiento de la sentencia?.

¿Por qué si a la fecha de la sentencia del Tribunal Supremo existían 6 líneas de producción en Fuenlabrada no se dictó el cumplimiento de la sentencia existiendo capacidad de ello?.

¿Por qué si a la fecha del auto de ejecución en septiembre de 2015, existían 6 líneas de producción y las instalaciones generales necesarias en Fuenlabrada no se dictó cumplimiento de sentencia?.

¿Por qué no se atendieron las medidas cautelares poniendo en conocimiento judicial que la empresa seguía desmontando líneas de producción para que a través de los hechos consumados exponer que no era posible la readmisión en sus puestos ante un recurso en casación al Tribunal Supremo?.

¿Por qué tras sentencia firme en mayo de 2015, se permite a coca cola dar de baja instalaciones necesarias como la depuradora, a través de la comunidad de Madrid para no cumplir con la readmisión de la sentencia con estos hechos consumados?.

¿Por qué se dicta un auto con movilidad funcional para modificar sentencia alegando según la empresa que era imposible la readmisión en sus puestos de trabajo al no existir, cuando esto era falso?.

¿Por qué la justicia no envió a técnicos de la inspección detrabajo para comprobar si era posible la readmisión en sus puestos?.

¿Por qué se dicta en auto de ejecución que advierte con la activación del 284 de la lRJS para trabajadores de Valencia y no para los de Fuenlabrada, estando operativos  puestos suficientes para ello y la inmensa mayoría de instalaciones necesarias?.

¿A la fecha de dicho auto había 6 líneas de producción, solamente con 3/4  eran las necesarias para la readmisión de los 236 trabajadores de Fuenlabrada?.

¿A día de hoy todavía existe una línea completa de producción y la mayoría de las  instalaciones necesarias para su puesta en marcha?.

¿Por qué tras el auto y estando recurrido en casación dicho auto al Tribunal Supremo, se le permite a coca cola desmantelar casi la totalidad de las líneas de producción. ¿Quizá para que el día 18 el Tribunal Supremo ratifique que no es posible la readmisión en sus puestos de trabajo según sentencia   pero no ajustándose  a la realidad?

¿Por qué no se aplica sentencia y auto, reconociendo la inspección de trabajo y la propia empresa otra modificación sobrevenida con el artículo 41 que impide la tutela judicial efectiva estando ante una indefensión de dicha degradación del trabajador?.

¿El propio Auto de Ejecución en su página 74, recoge con sentencia avalada por el tsj de castilla la mancha 141/2014 “que no será admisible la degradación funcional permanente por que atentaría contra la dignidad de los trabajadores, se estaría ante una indefensión de dicha tutela judicial efectiva, limitando la movilidad funcional, ¿cuantas modificaciones de trabajo tenemos que tener los trabajadores de Fuenlabrada con sentencia firme de nulidad por derechos fundamentales para recibir justicia real y efectiva?

Los trabajadores de Fuenlabrada están sin su puesto, sin el puesto del auto, sin proyecto presentado ante la Audiencia Nacional, modificándose las condiciones salariales y de horarios, aplicándoles una segunda modificación de condiciones de trabajo con el artículo 41, sin contenido de trabajo efectivo como dice el informe de la inspección, y todo ello con sentencia firme,  ¿aún se pregunta la justicia si hemos recibido tutela judicial?.

¿Hoy un químico de Fuenlabrada esta de jardinero tras dos modificaciones de condiciones de trabajo, ni siquiera con su puesto logístico que dictó el auto, los mantenimiento en una silla sentando sin contenido de trabajo, tres departamentos completos sin trabajo efectivo, departamentos que no existen según se dictó con en el auto de ejecución, aún se pregunta alguien si existe la justicia en este país?.

¿Por qué se le ha permitido a coca cola y su embotellador todos estos hechos consumados y otros que podríamos relatar durante horas?.

¿Por qué no se cumple la sentencia siendo una empresa que está en condiciones de hacerlo, que no tiene problemas económicos y que está discutiendo con los poderes políticos donde se crean las nuevas inversiones de producción en función de los impuestos del azúcar y no se da cumplimiento a la readmisión en fuenlabrada como dicta la sentencia, siendo falso el argumento para su cierre de que no era necesaria argumentado en el exceso de capacidad ociosa?.

¿Por qué en su defecto y mientras la empresa cumple la sentencia no se aplica el art. 284 de la lrjs hasta que se cumpla dicha sentencia y si se advierte para otros trabajadores como recoge el auto de ejecución?.

¿Por qué se nos tiene degradados con trabajo marginal y sin proyecto y fuera de la organización de los embotelladores, recortándonos permanentemente los salarios, derechos e inaplicando parte de nuestro convenio colectivo?.

¿Por qué estamos sometidos a un juicio colectivo de modificación de condiciones de trabajo a través del art 41 el día 2 de febrero en Móstoles, cuando la empresa no ha cumplido con la readmisión de sentencia ni del auto?.

¿Por qué la sentencia y el auto se modifica en función de las intenciones y deseos de coca cola y su embotellador, quien dicta la justicia en nuestro país, ¿coca cola? ¿los poderes que ejercen presiones?

¿Por qué se dice en el auto que no existe capacidad fabril como alega la empresa y se hace caso a ese engaño de la condenada cuando hay 6 líneas de producción a esa fecha y casi la totalidad de instalaciones necesarias?.

¿Por qué una empresa condenada modifica la sentencia a su antojo con el tiempo y hechos consumados?.

¿Por qué los únicos trabajadores despedidos a los que se les vulneró el derecho de huelga y se les negó la información previa fue a los de Fuenlabrada, afectados por dicha sentencia de vulneración de derechos fundamentales y no tienen tutela judicial,  se les  recorta salarios y derechos que están recogidos en sentencia, autos y cartas de readmisión?.

¿Por qué nos vemos obligados a reclamar nuestro salario como reclamación de cantidad estando confirmados en las resoluciones firmes judiciales?.

¿Cómo la movilidad funcional puede estar por encima de una sentencia firme  de derechos fundamentales y de nulidad?

¿Si no se cumple con lo dictado en la sentencia firme y Coca Cola la modifica a su antojo dicha sentencia,a nuestro juicio sería un escándalo?.


Con todo, estamos dispuestos a pedir amparo al Tribunal Constitucional e ir a Estrasburgo si fuese necesario. Después de las sentencia de las hipotecas y los temporales parece que tengamos que ir a pedir justicia fuera de nuestro país.




sábado, 14 de enero de 2017

Tiempo de congresos, tiempo de balances. Tiempo de fortalecernos para una acción sindical a la ofensiva


El 12 de enero se inauguraba el Congreso de la Sección Sindical de CCOO en Telefónica, un acto en el que he tenido la oportunidad de intervenir como secretario general de CCOO de Madrid. Son los congresos tiempos de hacer balance y evaluación, tiempos de ratificar el compromiso con la clase trabajadora y tiempos de salir con organizaciones reforzadas. En la coyuntura actual, parafraseando a Nicolás Sartorius, es el momento de dar el salto a la ofensiva.

Cuando no se movía nadie, los sindicatos de clase con CCOO a la cabeza, estábamos ahí. En 2012 realizamos dos huelgas generales, eran expresión de la estrategia de resistencia iniciada en 2010 ante la avalancha, en el fondo de la crisis, de las políticas de austeridad ultraliberales.  Entre 2013 y 2015, se continuo con esa estrategia, luchando día a día en las empresas, en los sectores y también en la calle, casi 10 movilizaciones diarias de media por año. Una estrategia que ha venido dando frutos combatiendo la reforma laboral, primero con la batalla permanente contra la ultractividad de los convenios que se ha conseguido salvar. Contra los ERE impuestos o los convenios bloqueados o la preeminencia de los convenios de empresa.  Una batalla que continúa hasta derogar la reforma laboral. Sus consecuencias son demoledoras para los salarios y las condiciones laborales de quienes trabajan, han destrozado el mercado laboral con la desigualdad y la pobreza laboral, habiéndose convertido en un instrumento perverso de destrucción de empleo y generación de precariedad.

Con todo, a pesar de las circunstancias, 1.000.000 de trabajadores y trabajadoras fueron convocados a las urnas en la región de Madrid para elegir a sus delegados y delegadas sindicales. Con una participación del 70%. CCOO de Madrid ha vuelto a vencer en estas elecciones con un 40 por ciento de representación. Y nuevamente, la  afiliación aumenta y  ya alcanza las 140.000 personas.

Se conmemora en 2017 el centenario de la revolución soviética, una revolución que llegó por la miseria y la explotación que arrastra el reparto injusto de la riqueza. El problema es que en la actualidad nos estamos acercando a una injusticia de características similares, consecuencia de una crisis que está dando como resultado que los ricos sean cada día más ricos y los pobres, más pobres.

Por eso tenemos que situarnos a la ofensiva: recuperar salarios, empleo, pensiones y acabar con una fiscalidad que regala 80.000 millones de euros a las clases privilegiadas. Tenemos que situarnos a la ofensiva porque la correlación de fuerzas lo permite y porque hay posibilidades, riqueza y recursos.

Pelear desde la empresa
 
La pelea por el reparto de la riqueza debe comenzar en la empresa, el lugar donde nos están haciendo trampas. Como he señalado, la reforma laboral además de paro, ha traído precariedad.

Los datos son estremecedores: el 44 por ciento de los contratos firmados en el último mes tienen una duración menor de 15 días y otros tantos son parciales. Contrataciones extremadamente precarias que afectan especialmente a las mujeres.

Como ha provocado la sustitución de empleos de calidad por empleos basura. Un buen ejemplo de estos tiempos nuevos con explotación vieja, son las externalizaciones en empresas multiservicios que están ocupando el espacio del empleo estable. Pretenden que la precariedad invada todo, por ello tenemos que responder reforzando la solidaridad de clase que caracteriza a nuestro sindicalismo confederal de CCOO.

Es el momento de la solidaridad en las grandes empresas. La organización sindical de las grandes empresas, y de todas donde tenemos representación, tiene que ponerse manos a la obra y controlar aún más cada contratación para evitar la precariedad. Y estar vigilante en toda la cadena subcontratación, estableciendo instrumentos de cooperación y coordinación con la organización más débil de las empresas subcontratadas.

Pero también es el momento de impulsar con nuevas formulas e iniciativas la acción sociopolítica en el territorio reforzando esta pata que es pilar básico de las Comisiones Obreras. Abordar en la sociedad el segundo reparto de la riqueza, actuando sobre los ingresos y la fiscalidad, al mismo tiempo que sobre el gasto social.
 
CCOO siempre ha sido una organización generosa en todas sus estructuras y ahora, más que nunca, es necesaria una organización que sea tan fuerte como generosa.  En definitiva, tenemos que hablar y gritar nuestras siglas sin calificativos.

viernes, 30 de diciembre de 2016

Esta legislatura desarrollaremos una "acción sindical a la ofensiva" para movilizar a la clase trabajadora y a la sociedad

Manifestación 18D. Fran Llorente
Entrevista @jaimecedrun en @EuropaPress (1)

 "El Gobierno central hará lo que le obliguemos a hacer", indica al entender que hay "mayoría de cambio"
El secretario general de CCOO de Madrid, Jaime Cedrún, ha asegurado que se va realizar una "acción sindical muy a la ofensiva" para los próximos cuatro años para que la recuperación económica llegue de forma efectiva a los trabajadores y a las arcas públicas, aprovechando la correlación de fuerzas "favorables" tanto a nivel estatal como en la Comunidad de Madrid.
En una entrevista con Europa Press, Cedrún ha subrayado que desde CCOO van a exigir cambios de leyes pues "hay mayoría de cambio" junto a la derogación de las "vergonzosas reformas laborales" que han traído "desigualdad" a la sociedad y "precariedad" a la clase trabajadora.
En este punto, ha recalcado que para el día 18 ya hay convocadas importantes movilizaciones. "Necesitamos que la gente esté movilizada", ha subrayado el actual secretario de CCOO Madrid dado que la recuperación económica, con crecimientos del 3,2 o 3,1 por ciento, no está llegando a los trabajadores.
Por ello, entiende que la movilización para luchar contra la desigualdad y conseguir cambios legislativos es la "gran batalla para los próximos cuatro años". En este punto, apunta que un primer objetivo es lograr la igualdad entre hombres y mujeres porque todos los indicadores revelan que "quien primero paga la crisis es la mujer trabajadora, la pensionista y la mujer que no tiene trabajo".
En cuando al Gobierno central del PP, Cedrún considera que "no tendría que estar" al frente del país puesto que España necesita un ejecutivo "diferente y limpio". No obstante, ha añadido que la correlación de fuerzas en el parlamento y la movilización social y laboral le "obligue" a cambiar sus planteamientos.
"Las expectativas de lo que esperamos de este gobierno son muy pesimistas. Harán aquello que les obliguemos a hacer, yo no espero que unas personas que han hecho lo que han hecho en estos cuatro años que cambien por sí mismas", ha agregado el secretario general de CCOO para indicar que "la lucha común siempre dará resultados".
DIÁLOGO SOCIAL SIN "POSTUREO"
Por otro lado y en paralelo con esa movilización social intensa, Cedrún ha subrayado también que quieren desplegar diálogo social pero no "para hacerse fotos" sino para "llegar a acuerdos concretos con medidas y financiación perfectamente clarificadas".

"Vivimos una época de postureo, de fotos que en muchos casos no tienen nada detrás. Queremos diálogo social y vamos a negociar con gobiernos y con patronales pero queremos medidas sólidas y llegar acuerdos, combinando con la movilización en el mundo laboral y con la sociedad", ha insistido el dirigente de CCOO.


lunes, 19 de diciembre de 2016

El Ayuntamiento de Madrid debe cumplir con los cooperativistas de Vitra en Carabanchel y Vallecas

Con los cooperativistas afectados y el presidente
de Vitra, Francisco Naranjo
“Todos los españoles tienen derecho a disfrutar de una vivienda digna y adecuada. Los poderes públicos promoverán las condiciones necesarias y establecerán las normas pertinentes para hacer efectivo este derecho, regulando la utilización del suelo de acuerdo con el interés general para impedir la especulación. La comunidad participará en las plusvalías que genere la acción urbanística de los entes públicos.”

Constitución española. Artículo 47

Sin duda, uno de los artículos de nuestra Constitución que más escarnio viene padeciendo es el 47. La realidad nos demuestra que ni todos los españoles tienen derecho a disfrutar de una vivienda digna, ni los poderes públicos se preocupan por ello. Es más, los poderes públicos no sólo no han impedido la especulación, sino que la han alentado provocando una burbuja que estalló. Ahora, los cambios en muchos gobiernos municipales como el de Madrid, hace que nos encontremos con grandes contradicciones que, como es habitual, terminan afectando a la clase trabajadora. En este caso, más de cien familias esperan una respuesta y que el Gobierno encabezado por Manuela Carmena desbloqueé una situación inmoral e injusta.

A finales de los años ochenta el precio de la vivienda empezó una escalada desorbitada basada en esa especulación. Y en CCOO dimos respuesta atendiendo a nuestra vertiente más social. Frente a la especulación comenzamos a dar servicio social a nuestra afiliación, más allá del marco de la empresa. Y las Comisiones Obreras, además de trabajadores y trabajadoras organizados, se convirtieron en personas unidas para vivir.

El problema de la vivienda en España y en Madrid sigue sin estar resuelto, por ello, en este camino ya de veinticinco años, Vitra jamás ha abandonado sus principios. Desde el inicio de la crisis en 2007, Vitra ha construido 2.500 viviendas. En este escenario, en 2013 y 2014, nadie concursaba suelos porque nadie construía. El mercado estaba parado y las necesidades de la ciudadanía creciendo.

Sin embargo, Vitra sí concursó parcelas como las de Vallecas y Carabanchel y se inicia el trabajo coordinado con la Empresa Municipal de la Vivienda y el Suelo de Madrid. Ambos colectivos de Vitra (Vallecas y Carabanchel) gestionaron la adquisición de suelos municipales, estableciéndose unos acuerdos públicos que con la llegada del nuevo equipo municipal en 2015, sorprendentemente, se bloquean.

Así las cosas, la asamblea de cooperativistas ha decidido reunirse con los grupos municipales para recabar apoyos y que en el Pleno municipal del 24 de enero se cumpla lo acordado. Encuentros ya ha habido con PSOE y PP. En enero están previstos con Ahora Madrid y Rita Maestre. Después de agotar todas las posibilidades, las familias afectadas han decidido acudir a la prensa con el apoyo de la cooperativa y de CCOO de Madrid y, desde el sindicato exigimos a la actual corporación que cumpla con los compromisos.


Seriedad y solvencia

Con la reanimación de la economía empieza a reavivarse el peligro de que resurjan nuevas cooperativas que como llegaron desaparecieron. Cooperativas con intereses simplemente mercantilistas.

No es el caso de Vitra, con un largo recorrido de seriedad y solvencia reconocido entre cooperativistas y administraciones. A principios de los noventa, cuando los medios de comunicación aún confrontaban hechos y opiniones decían de Vitra, por ejemplo: “¿Es imposible un sistema cooperativo que facilite el acceso a la vivienda de los trabajadores con ingresos medios? No , ni mucho menos, ahí está el caso de Vitra, una cooperativa de CCOO que funciona como un reloj…” (El Mundo, 21-11-1993)

Diario 16, el 26 de enero de 1994 hablaba de la asignatura pendiente de los sindicatos a la hora de ofrecer servicios algo que “funciona con corrección en el caso de la cooperativa Vitra”.  Profesionales, arquitectos, siempre alabaron la eficacia puesta al servicio de la clase trabajadora a través de Vitra.

25 años en Tres Cantos

Y estamos conmemorando este año las bodas de plata de la primera promoción de Vitra en Tres Cantos, municipio madrileño que también celebra los 25 años de su constitución. Por ello, el 21 de octubre, junto al alcalde de la ciudad, Jesús Moreno y el presidente de Vitra, Francisco Naranjo participé en la inauguración de una exposición conmemorativa en Centro Cultural Adolfo Suárez.

Aquella primera promoción consistió en 542 viviendas unifamiliares, ubicadas en el entono de la Avenida del Parque. Desde entonces, la cooperativa ha desarrollado 33.000 viviendas en España, de ellas, más de 9.000 en Madrid. Como decíamos entonces, CCOO ha venido construyendo soluciones para las personas batallando contra la desigualdad y los desequilibrios.

Esta lucha contra la desigualdad y por la dignidad de las personas no es algo nuevo en el movimiento obrero internacional. El cooperativismo de viviendas es una preocupación constante desde el siglo XIX como la experiencia norteamericana “Comunidad de armonía y cooperación”, de 1817; el familisterio de Guisa en Francia (1870); el barrio obrero de Londres (1890), la viviendas para trabajadores de Stuttgar (1928), etcétera. También en nuestro país hubo experiencias desde principios del siglo XX en el País Vasco, Madrid, Barcelona, Alicante, o Valencia, donde se construyó en régimen de cooperativa incluso durante la Guerra Civil.

Con estos antecedentes retomamos el relevo en 1988 y agrupamos a personas con necesidad de vivienda a un precio más asequible. Evidentemente la tarea es dura y complicada en este mundo de neoliberalismo desbordado, pero en nuestra esencia se mantiene el construir soluciones.








martes, 13 de diciembre de 2016

La riqueza, producto de nuestro trabajo, se la quedan unos pocos. Contra la desigualdad, el 18 de diciembre ¡a la calle!


Cuadro del  9/12  El País sobre Informe CCOO Madrid 
Inmediatamente después del Día de la Constitución, en pleno ascenso a la cumbre del consumismo navideño, presenté un contundente informe sobre la desigualdad salarial en la Comunidad de Madrid. La fecha no fue al azar: queremos hacer público que se incumple el artículo 35 de la Constitución; y no podemos esconder que este invierno, miles de madrileños no podrán encender la calefacción ni participarán de ese consumismo. No es demagogia, es un hecho, en la región de Madrid, los ricos son cada vez más ricos y los pobres, cada vez más pobres.

Los datos del estudio que hemos elaborado y que puedes descargar al final de esta entrada o en la web de CCOO de Madrid, son oficiales. Unas cifras que nos llevan a conclusiones extremadamente paradójicas. Así, la Comunidad de Madrid es la más rica de España, posee la renta per cápita más alta, ha salido de la recesión y lleva dos años creciendo, en términos de Producto Interior Bruto hemos recuperado el nivel de riqueza de 2008.

Es decir, se ha recuperado la riqueza, pero el dinero se ha ido a las grandes rentas y los grandes capitales. El reparto de la riqueza es cada día más injusto y más desigual. ¿Por qué si hemos recuperado niveles de riqueza de 2008, no tenemos los niveles de empleo de 2008?, ¿por qué los salarios “más frecuentes”disminuyen?, ¿por qué cada vez es mayor la precariedad?, ¿por qué cada vez son mayores las diferencias entre las personas y mayores los desequilibrios entre territorios?

La respuestas no son complicadas. El modelo de crecimiento ultraliberal, que se utilizó y se sigue utilizando, alentado desde los gobiernos del PP y que se profundizó con la reforma laboral ha llevado a esta situación.

En los años de la burbuja, el sector de la construcción en la Comunidad de Madrid producía el doble que en las regiones capitales de Europa (Ille de France, Londres…) Cuando se derrumba la construcción, en la Comunidad de Madrid crecerá el desempleo el doble que en esas regiones europeas.

El problema es que no se hace nada por cambiar un modelo fracasado. No ha habido una política que sustituya lo que fue el tirón de la construcción por un sistema de producción sostenible y competitivo.

En la actualidad crecemos como consecuencia del sector servicios, y fundamentalmente de aquellos servicios con empleo de baja calidad que se dan en comercio, hostelería, servicios sociales, empleadas del hogar…

Las diferencias se disparan en detrimento de las mujeres

En la Comunidad de Madrid hay 456.000 personas asalariadas que están en la pobreza o en el umbral de la pobreza y 680.000 con un salario inferior a mil euros. Estando en niveles de 2008, hay 120.000 personas más que en aquel año con ingresos inferiores a mil euros.

El ajuste de cuentas a la clase trabajadora lleva a que las diferencias en nuestra región se alienten desde diferentes frentes. Así, aumentan las diferencias entre quienes tienen contrato parcial y quienes lo tienen a jornada completa. Al igual que ocurre entre contratos temporales e indefinidos. La suma de los factores“temporalidad” más “precariedad”, es igual a “pobreza salarial”, una pobreza que afecta especialmente a las mujeres.

Pero también la evolución de los salarios fomenta la desigualdad. Crecen los más altos y disminuyen los más bajos. Además, en el periodo 2000- 2015, la evolución de la riqueza de la región ha aumentado un 70 por ciento, mientras que los salarios un 35,6 por ciento. Esto es, crecen las fortunas de los multimillonarios.

Hay que movilizarse para forzar el cambio de modelo

Frente a esta situación de desigualdad y desequilibrio son necesarios cambios urgentes adoptados desde el mundo de la política. Por ejemplo, el Salario Mínimo debe alcanzar los 800 euros inmediatamente para progresar hasta los 1.300 en 2020. En segundo lugar, hay que derogar la reforma laboral porque es imprescindible luchar contra la precariedad laboral. Hay que impedir la externalización que hacen algunas empresas, cuyo único objetivo es recortar el salario a sus trabajadores y trabajadoras, en la línea lanzada por la Unión Europea: para un trabajo fijo, tiene que haber un empleo estable.

Estos objetivos son clave en las próximas movilizaciones que emprenderemos en Madrid. Primero, el 13 de diciembre con la asamblea de delegados y delegadas de UGT y CCOO en el Auditorio Marcelino Camacho; posteriormente con la movilización del 18 de diciembre, a las 12 horas desde Neptuno hasta la plaza de Sevilla.

La sociedad madrileña tiene que exigir a los gobiernos medidas contra la desigualdad, contra la pobreza que ya afecta a la clase trabajadora, por salarios dignos y pensiones dignas, por un empleo de calidad. Y hay que exigir al empresariado, proyectos de futuro, sostenibles, con contratación de calidad y plantillas perfectamente formadas.




martes, 6 de diciembre de 2016

Día de la Constitución: Un día para denunciar los derechos constitucionales ninguneados. ¡El #18D a la calle!



Este año conmemoramos el 38 aniversario de la Constitución. El pasado día 2 las Comisiones Obreras de Madrid, en su faceta más institucional, también estuvimos en la Real Casa de Correos, actual sede de la Presidencia de la Comunidad y en un tiempo no tan lejano sede de la Dirección General de Seguridad. En los sótanos de ese edificio fueron torturadas muchas personas que clamaban libertad, muchas gentes de las ilegales Comisiones Obreras y de partidos de izquierdas. Nadie puede negar que con el PCE como organización política clandestina más activa. 38 años después de aprobada la Constitución es evidente que requiere cambios, pero también es evidente que de una y otra parte se la maltrata convirtiendo un articulado muy progresista en papel mojado.

En noviembre de 1975 moría el dictador, pero su régimen perduraría hasta bien entrado 1977. Fueron meses eternos de lucha y sangre. El 6 de diciembre de 1978 era aprobada la Carta Magna, que como nos recuerda un pionero y fundador de CCOO, Nicolás Sartorius, supuso la negación del franquismo. Se trataba de una Constitución que no gustaba a la derecha. El propio José María Aznar reconoció votar en contra y Manuel Fraga, viendo que la calle dejaba de ser suya, se abstuvo.

Claro que la Constitución puede y debe mejorarse, la reforma es necesaria, pero contiene artículos muy avanzados que hay que mantener y obligar a cumplir. Por ese cumplimiento debemos seguir peleando en todos los frentes: en las instituciones, en los parlamentos y también en las calles. La movilización del 18 de diciembre en Madrid, también es parte de esa pelea.

Por la igualdad, por el derecho a la huelga, por el derecho al trabajo

La mejor manera de conmemorar la Constitución es denunciar su incumplimiento. Entre esos incumplimientos hay aspectos constitucionalmente consagrados como el derecho al trabajo, la igualdad de todos los españoles ante la ley y el derecho a la huelga.

Desde CCOO de Madrid tenemos que denunciar el flagrante incumplimiento en la Comunidad de Madrid del artículo 35 de la Constitución, que especifica el deber de trabajar y el derecho al trabajo. Este incumplimiento de la Constitución implica que, a pesar de ser la Comunidad de Madrid la región más rica de España, hay 350.000 asalariados pobres y 360.000 parados de larga duración sin que reciban ningún tipo de prestación.

El cumplimiento de este artículo supondría acabar la desmedida precariedad que padece Madrid,. Una región que no sólo padece el desequilibrio territorial, sino también una desigualdad social que afecta especialmente a las mujeres.

David Pérez, el alcalde de Alcorcón, es preconstitucional

Y es que la igualdad de género, mucho menos implantada de lo que nos hacen creer tiene su reflejo evidente en el artículo 14, que desarrolla la igualdad ante la ley sin que pueda prevalecer discriminación alguna, tampoco por “razón de sexo”. Por ello, el Gobierno de la Comunidad de Madrid, debe acometer urgentemente políticas de igualdad así como el compromiso claro y contundente de los responsables y cargos públicos contra la violencia de género.

Llegados a este punto hay que insistir en que el alcalde de Alcorcón, David Pérez, debe dimitir. Sus actuaciones, insultando a las mujeres y sus organizaciones feministas, no caben en una sociedad democrática. David Pérez está a medio camino de la preconstitucionalidad y la inconstitucionalidad.

También el 6 de diciembre es el momento idóneo para reivindicar derechos conquistados por la clase trabajadora, como el derecho de huelga. El artículo 28.2 de la Constitución es muy claro reconociendo el derecho a la huelga como el instrumento de la defensa de los intereses de la clase trabajadora, un derecho que ahora está seriamente amenazado por las mentiras judiciales promovidas por fiscales y por la Dirección General de la Policía contra sindicalistas que ejercen este derecho.

El PP intenta traicionar el derecho a la Sanidad y la Educación

Pero hay mucha Constitución por cumplir y defender: el artículo 47 proclama en negro sobre blanco el derecho a una “vivienda digna”. Con la marea blanca, en la calle, hemos defendido el artículo 43 que proclama la defensa de la sanidad pública. El PP en Madrid quiso desmantelarla, y una vez más, la hipocresía de la derecha ha intentado traicionar una Constitución que la ciudadanía ha defendido con uñas y dientes hasta la victoria.

Algo parecido ocurre con la Educación. El artículo 27 defiende una enseñanza pública que el PP ha puesto a los pies de los caballos. Un nuevo intento de traicionar la Constitución por parte de los patrioteros, que estamos deteniendo en las calles, con la marea verde, y en las instituciones con algo de sentido común por parte de la oposición política.

Pero son muchos los derechos conquistados que nos quieren robar y la Constitución defiende: el artículo 50 defiende nuestras pensiones; el artículo 49, se preocupa de las personas con discapacidad; el artículo 20, consagra una libertad de expresión que agoniza y que en el artículo 21 reconoce un derecho de reunión atacado penalmente contra el sindicalismo de clase.

Por ello, la sociedad civil debe salir a la calle el próximo 18 de diciembre, en defensa de tantos derechos ninguneados, pero consagrados y perfectamente descritos en la Carta Magna, y para que estos no sean papel mojado. 





domingo, 4 de diciembre de 2016

Es cuestión de decencia. David Pérez no puede seguir siendo alcalde. Lo pedimos todas y todos, en Alcorcon y en toda la sociedad.


Foto: Fran Llorente
Habían transcurrido pocas fechas de la conmemoración del Día Internacional contra las Violencias de Género, cuando se hicieron públicas unas terribles declaraciones de David Pérez, alcalde de Alcorcón.  Se trataba de declaraciones incendiarias, en línea con la lengua facciosa de Pérez, en las que alentaba el odio y la violencia contra las mujeres. Calificaba a las mujeres feministas de “frustradas, amargadas, rabiosas y fracasadas” y al feminismo de algo “rancio, radical y totalitario”. Ese pensamiento es inviable con ocupar puesto público, más allá de intentar convertirse en el trasunto alcorconero de Donald Trump.

Tan impactante es la verborrea del primer edil, que la presidenta del Gobierno regional y del PP de Madrid, Cristina Cifuentes, tuvo que llamarle al orden (tarde y con la boca pequeña) y pedirle que se disculpara. Pero él, brazo armado de Esperanza Aguirre, convirtió las disculpas en nuevos ataques a diestro y siniestro con el visto bueno de Cifuentes y el Partido Popular local, regional y estatal.

Así las cosas, todos los grupos políticos de la oposición del Ayuntamiento de Alcorcón (PSOE, Ganar, Ciudadanos e IUCM-LV) presentaron una moción al Pleno que exigía la dimisión del alcalde. Pero Pérez advirtió en su línea totalitaria: “No voy a dimitir antes, ni después de la votación”. Estas declaraciones han sido seguidas por manifestaciones de hombres y mujeres del municipio indignadas con este personaje.

Manifestación en Alcorcón el sábado 3D. (Europa Press)

Desde las Comisiones Obreras de Madrid, con su secretaría de Mujer a la cabeza, no tardamos en exigir la dimisión del alcalde por misógino, por hacer renacer el franquismo también en su opinión sobre las mujeres; porque la razón democrática dicta que no se puede gobernar una gran ciudad, no se puede defender a la ciudadanía con estos pensamientos.

El 6 de diciembre conmemoramos el 38 aniversario de la Constitución, que en su artículo 14, que consagra la igualdad: “Los españoles son iguales ante la ley, sin que pueda prevalecer discriminación alguna por razón de nacimiento raza, sexo, religión, opinión o cualquier otra condición o circunstancia personal o social”.

David Pérez se sitúa al margen de la Constitución y lanza guiños machistas entorpeciendo la lucha por la igualdad y contra la violencia machista. Con su verborrea pone contra la pared a las miles de mujeres amenazadas por sus maridos, parejas o exparejas y desactiva el rechazo social contra esa lacra que son las violencias de género.

Porque la violencia también se ejerce con palabras y las palabras de Pérez están cargadas con munición de gran calibre. Insisto e insistiremos en que David Pérez tiene que dimitir  porque es inviable ser misógino y ocupar cargo público.

Sinceramente pienso que el alcalde de Alcorcón debería reflexionar sobre si no es él un dirigente “frustrado, amargado y rabioso”.




miércoles, 30 de noviembre de 2016

Que la remunicipalización de los servicios no sea propaganda y postureo


La internalización debe suponer una mejora del empleo y de las condiciones laborales junto a la mejora de la calidad del servicio

A nadie que no quiera manipular la realidad se le escapa que CCOO de Madrid siempre ha apostado por servicios públicos de calidad y que esa apuesta incluye la remunicipalización racional de aquellos servicios privatizados bajo el tsunami neoliberal que hemos padecido en los últimos años. Como incluye la internalización también en las grande empresas del sector privado de servicios externalizados, como por ejemplo las camareras de piso. Simplificando, podemos decir  que ahora la batalla es internalizar lo externalizado.

La llegada de nuevos aires en muchos ayuntamientos y comunidades autónomas hace un año y medio fue saludada por las Comisiones Obreras y sirvió para que se reabriera el debate sobre la vuelta a la gestión pública de servicios que nunca debieron ser privatizados o externalizados. Esta postura ha sido defendida históricamente por Comisiones Obreras y repetida hasta la saciedad, pero no está de más insistir en ella en estos tiempos en los que se impone la banalidad frente al análisis y la reflexión.

Tal como explicaba en este mismo blog en agosto de 2015, la privatización de los servicios públicos, enmascarada en la palabra externalización, es una de las señas de identidad del modelo ultraliberal, “neocon”, que también conocemos en la Comunidad de Madrid.  Y lo es, porque se trata de una de las grandes vías de transferencia de recursos desde los público (los recursos de todos), a manos privadas. Y más específicamente a los grandes capitales que gobiernan las corporaciones y empresas adjudicatarias. Lo mismo que estas, a su vez, externalizan en otras, parte de su producción de bienes y servicios y con ello las transfieren el riesgo empresarial y los ajustes brutales en las condicionales laborales Causa todo ello, de la insoportable desigualdad actual.

Repetiremos una y mil veces, y en los foros que sean necesarios a pesar de la invisibilización a que nos someten los poderes, que los servicios públicos dan mejores resultados para la ciudadanía y son más estables para sus propias plantillas.

Con todo, no es menos cierto que el proceso de remunicipalización emprendido por el Ayuntamiento de Madrid, donde la repercusión mediática es enorme,  se ha planteado mal: con incoherencia, haciendo propaganda irresponsable y basada en el postureo. Tres pilares que son humo y que impiden volver a lo público y encontrar fórmulas para defender a las personas y mantener el empleo y los derechos de trabajadores y trabajadoras. Y es que otra de las exigencias para un sindicato de clase como CCOO es velar por el empleo de los trabajadores y trabajadoras de los servicios externalizados.
.
Para los trabajadores y las trabajadoras y sus representantes sindicales, internalizar, remunicipalizar en el caso de los ayuntamientos, los servicios privatizados es un objetivo evidente.

Y en ese objetivo, la internalización debe suponer una mejora del empleo y de las condiciones laborales junto a la mejora de la calidad del servicio. Se puede hacer si se hace con rigor y en el proceso participamos quienes andamos con estos asuntos desde hace muchos años.

Video. CCOO de Madrid por la remunicipalización de los servicios, septiembre 2015: https://youtu.be/_7ZO34wFjRA
Madrid Sindical Digital, septiembre 2015 http://www.ccoo.es/cms/g/public/o/5/o59758.pdf