domingo, 4 de diciembre de 2016

Es cuestión de decencia. David Pérez no puede seguir siendo alcalde. Lo pedimos todas y todos, en Alcorcon y en toda la sociedad.


Foto: Fran Llorente
Habían transcurrido pocas fechas de la conmemoración del Día Internacional contra las Violencias de Género, cuando se hicieron públicas unas terribles declaraciones de David Pérez, alcalde de Alcorcón.  Se trataba de declaraciones incendiarias, en línea con la lengua facciosa de Pérez, en las que alentaba el odio y la violencia contra las mujeres. Calificaba a las mujeres feministas de “frustradas, amargadas, rabiosas y fracasadas” y al feminismo de algo “rancio, radical y totalitario”. Ese pensamiento es inviable con ocupar puesto público, más allá de intentar convertirse en el trasunto alcorconero de Donald Trump.

Tan impactante es la verborrea del primer edil, que la presidenta del Gobierno regional y del PP de Madrid, Cristina Cifuentes, tuvo que llamarle al orden (tarde y con la boca pequeña) y pedirle que se disculpara. Pero él, brazo armado de Esperanza Aguirre, convirtió las disculpas en nuevos ataques a diestro y siniestro con el visto bueno de Cifuentes y el Partido Popular local, regional y estatal.

Así las cosas, todos los grupos políticos de la oposición del Ayuntamiento de Alcorcón (PSOE, Ganar, Ciudadanos e IUCM-LV) presentaron una moción al Pleno que exigía la dimisión del alcalde. Pero Pérez advirtió en su línea totalitaria: “No voy a dimitir antes, ni después de la votación”. Estas declaraciones han sido seguidas por manifestaciones de hombres y mujeres del municipio indignadas con este personaje.

Manifestación en Alcorcón el sábado 3D. (Europa Press)

Desde las Comisiones Obreras de Madrid, con su secretaría de Mujer a la cabeza, no tardamos en exigir la dimisión del alcalde por misógino, por hacer renacer el franquismo también en su opinión sobre las mujeres; porque la razón democrática dicta que no se puede gobernar una gran ciudad, no se puede defender a la ciudadanía con estos pensamientos.

El 6 de diciembre conmemoramos el 38 aniversario de la Constitución, que en su artículo 14, que consagra la igualdad: “Los españoles son iguales ante la ley, sin que pueda prevalecer discriminación alguna por razón de nacimiento raza, sexo, religión, opinión o cualquier otra condición o circunstancia personal o social”.

David Pérez se sitúa al margen de la Constitución y lanza guiños machistas entorpeciendo la lucha por la igualdad y contra la violencia machista. Con su verborrea pone contra la pared a las miles de mujeres amenazadas por sus maridos, parejas o exparejas y desactiva el rechazo social contra esa lacra que son las violencias de género.

Porque la violencia también se ejerce con palabras y las palabras de Pérez están cargadas con munición de gran calibre. Insisto e insistiremos en que David Pérez tiene que dimitir  porque es inviable ser misógino y ocupar cargo público.

Sinceramente pienso que el alcalde de Alcorcón debería reflexionar sobre si no es él un dirigente “frustrado, amargado y rabioso”.




miércoles, 30 de noviembre de 2016

Que la remunicipalización de los servicios no sea propaganda y postureo


La internalización debe suponer una mejora del empleo y de las condiciones laborales junto a la mejora de la calidad del servicio

A nadie que no quiera manipular la realidad se le escapa que CCOO de Madrid siempre ha apostado por servicios públicos de calidad y que esa apuesta incluye la remunicipalización racional de aquellos servicios privatizados bajo el tsunami neoliberal que hemos padecido en los últimos años. Como incluye la internalización también en las grande empresas del sector privado de servicios externalizados, como por ejemplo las camareras de piso. Simplificando, podemos decir  que ahora la batalla es internalizar lo externalizado.

La llegada de nuevos aires en muchos ayuntamientos y comunidades autónomas hace un año y medio fue saludada por las Comisiones Obreras y sirvió para que se reabriera el debate sobre la vuelta a la gestión pública de servicios que nunca debieron ser privatizados o externalizados. Esta postura ha sido defendida históricamente por Comisiones Obreras y repetida hasta la saciedad, pero no está de más insistir en ella en estos tiempos en los que se impone la banalidad frente al análisis y la reflexión.

Tal como explicaba en este mismo blog en agosto de 2015, la privatización de los servicios públicos, enmascarada en la palabra externalización, es una de las señas de identidad del modelo ultraliberal, “neocon”, que también conocemos en la Comunidad de Madrid.  Y lo es, porque se trata de una de las grandes vías de transferencia de recursos desde los público (los recursos de todos), a manos privadas. Y más específicamente a los grandes capitales que gobiernan las corporaciones y empresas adjudicatarias. Lo mismo que estas, a su vez, externalizan en otras, parte de su producción de bienes y servicios y con ello las transfieren el riesgo empresarial y los ajustes brutales en las condicionales laborales Causa todo ello, de la insoportable desigualdad actual.

Repetiremos una y mil veces, y en los foros que sean necesarios a pesar de la invisibilización a que nos someten los poderes, que los servicios públicos dan mejores resultados para la ciudadanía y son más estables para sus propias plantillas.

Con todo, no es menos cierto que el proceso de remunicipalización emprendido por el Ayuntamiento de Madrid, donde la repercusión mediática es enorme,  se ha planteado mal: con incoherencia, haciendo propaganda irresponsable y basada en el postureo. Tres pilares que son humo y que impiden volver a lo público y encontrar fórmulas para defender a las personas y mantener el empleo y los derechos de trabajadores y trabajadoras. Y es que otra de las exigencias para un sindicato de clase como CCOO es velar por el empleo de los trabajadores y trabajadoras de los servicios externalizados.
.
Para los trabajadores y las trabajadoras y sus representantes sindicales, internalizar, remunicipalizar en el caso de los ayuntamientos, los servicios privatizados es un objetivo evidente.

Y en ese objetivo, la internalización debe suponer una mejora del empleo y de las condiciones laborales junto a la mejora de la calidad del servicio. Se puede hacer si se hace con rigor y en el proceso participamos quienes andamos con estos asuntos desde hace muchos años.

Video. CCOO de Madrid por la remunicipalización de los servicios, septiembre 2015: https://youtu.be/_7ZO34wFjRA
Madrid Sindical Digital, septiembre 2015 http://www.ccoo.es/cms/g/public/o/5/o59758.pdf



domingo, 27 de noviembre de 2016

Marcos Ana, el hombre que llenó de estrellas nuestros corazones. En ellos seguirá vivo y paseará nuevamente por las calles de Madrid el día 18D @madridsindical


Soñar, siempre soñar, 
Con banderas y besos; 
La libertad y el aire 
Soplando en mi cabello. 

En la noche del 24 de noviembre se apagaba la vida de Marcos Ana, el poeta, el comunista, el compañero de CCOO, el hombre bueno. Dos días después, una multitud le despedía en el Auditorio Marcelino Camacho de CCOO de Madrid. El mismo escenario en que seis años antes recibía el premio anual que otorga la Fundación Abogados de Atocha junto a otro grande del comunismo español, honesto y humilde: Domingo Malagón, el falsificador del PCE. Y el destino ha querido que también este lluvioso 26 de noviembre pase a la historia por la muerte de una figura internacional, histórica, líder de la emancipación de los pueblos contra el imperialismo: Fidel Castro.

Como  Secretario General de CCOO de Madrid ha supuesto un orgullo que el Auditorio Marcelino Camacho haya sido donde el "poeta de los sin voz", poeta del pueblo, haya recibido su último adiós. Creo que con ello, este espacio de libertad y lucha de la clase trabajadora se ha engrandecido un poco más.

Es conocido que Marcos Ana fue el preso que más tiempo seguido estuvo en una cárcel de Franco. El dictador le robó 23 años de su vida y, en dos ocasiones, estuvo condenado a muerte. Pero su vida, su obra, su poesía, su forma de superar todas las tragedias: la tortura, el hambre, los malos tratos…, fueron precisamente un acicate para esa juventud a la que yo pertenecía y que en los años 70 se incorporaba a la lucha. Marcos Ana fue un ejemplo de lucha que cuajó y sigue cuajando en la juventud inquieta.

No es exagerado afirmar que quien primero derrotó al franquismo fue él en 1961. No le rompieron, no le amargaron y no consiguieron que en su alma anidara el rencor. Salió creyendo en la gente; salió queriendo y dando amor a todos los compañeros y compañeras.

Por eso a este lema de Marcelino que tanto usamos en CCOO, “ni nos domaron, ni nos doblaron, ni nos van a domesticar”, habría que añadirle gracias a Marcos Ana, que tampoco nos van a amargar. Porque eso es lo que intentan cuando intentan rompernos. Por eso él es el símbolo de la lucha, el símbolo de la militancia, el símbolo que dice que si luchamos somos más felices, que esto no es un acto de masoquismo, que hay que luchar porque si vamos todos juntos, conseguimos muchas conquistas, estamos a gusto con nosotros mismos y alcanzamos mayores niveles de felicidad.

Marcos Ana vive. Va a vivir con todos nosotros, y el próximo 18 de diciembre, como siempre que había que manifestarse, estará con su sindicato, sus Comisiones Obreras, recorriendo las calles de Madrid reclamando justicia social y democracia de calidad.

Acabo esta entrada transcribiendo el poema que su hijo Marcos Macarro leyó en el homenaje de despedida. Aseguraba Marcos que nunca, hasta ese instante, había recitado delante de su padre. Es un poema sobradamente conocido y que encoge el alma y el corazón:

Mi casa y mi corazón (sueño de libertad):

Si salgo un día a la vida
mi casa no tendrá llaves:
siempre abierta, como el mar,
el sol y el aire.

Que entren la noche y el día,
y la lluvia azul, la tarde,
el rojo pan de la aurora;
La luna, mi dulce amante.

Que la amistad no detenga
sus pasos en mis umbrales,
ni la / golondrina el vuelo,
ni el amor sus labios. Nadie.

Mi casa y mi corazón
nunca cerrados: que pasen
los pájaros, los amigos,
el sol y el aire.










viernes, 25 de noviembre de 2016

Hoy a nos manifestamos contra la violencia machista pero todos los días deben ser 25 de Noviembre. Es urgente un pacto de Estado y de sociedad con medidas reales y evaluadas

Ayer otra mujer asesinada en la región, es la segunda en el año. Nuestro rechazo a este nuevo asesinato machista y nuestra solidaridad y cariño con los familiares y amigas y amigos de la víctima. Que caiga todo el peso de la ley sobre el asesino.

Hay que recordar que el 25 de noviembre de 1960 fueron asesinadas las hermanas Maribal, Patria, Minerva y María Teresa,  luchadoras contra el dictador Trujillo en la República Dominicana. Desde 1999, la ONU adoptó esta fecha para visibilizar y concienciar contra  la violencia hacia las mujeres. Una lacra que sigue instalada en la sociedad y que requiere, urgentemente, de un pacto de Estado y de toda la sociedad. Como no puede ser  de otra manera, CCOO de Madrid se unió hace ya muchos años a los actos que organizaciones feministas, políticas y sociales condenan en todo el mundo.

Los datos de mujeres asesinadas siguen siendo escalofriantes, tal como se puede confrontar en el informe elaborado por la Secretaría de Mujer de CCOO de Madrid y que adjunto al final de esta entrada. En la Comunidad de Madrid, las cifras oficiales hablan de 40 mujeres asesinadas (crecen día a día), pero si se incluyeran todas las víctimas (prostituidas, fallecidas días después de una agresión, asesinadas por hombres sin vínculo sentimental…), la cifra se eleva a 93.

Como dato especialmente preocupante, resulta llamativo que la violencia sobre las jóvenes menores de 18 años aumente. Así pues, hay algo que la sociedad no está haciendo bien, por eso se impone un Pacto de Estado que debería tener su réplica en un Acuerdo en la Comunidad de Madrid.

Ese pacto debería tener una profunda base en la educación. La agonizante ley educativa del PP, la LOMCE, profundiza en la ausencia de valores humanos una vez que erradicó la asignatura Educación para la Ciudadanía. El objetivo neoliberal es que de los centros de enseñanza no salgan personas con valores, sino seres individualistas e hipercompetitivos.

Como en todo, la educación es fundamental y la propuesta de CCOO de Madrid pasa por implantar una educación basada en valores de igualdad entre mujeres y hombres, con la implicación del conjunto de las administraciones educativas.

No es aceptable que el Gobierno de la Comunidad de Madrid recorte las partidas presupuestarias relacionadas con la erradicación de las violencias de género porque está en juego la vida de las personas. Es escandaloso que de los 21 millones de euros presupuestados sólo se hayan ejecutado 15 millones.

“Son asesinatos. Son asesinos”

Frente a este “mirar para otro lado” del Gobierno madrileño también proponemos aumentar actuaciones y medidas para la contratación y fomento del empleo a las mujeres víctimas de las violencias machistas; así como garantizar y asegurar la difusión e información del conjunto de recursos, derechos y prestaciones existentes.

De las casi 127.000 denuncias realizadas en los saturados juzgados de violencia de la Comunidad de Madrid, un tercio de ellas han sido archivadas en 2015. Lo único relativamente positivo en esta tragedia es que las mujeres empiezan a perder el miedo a denunciar en los juzgados, lo cual sí alienta a cierta concienciación social del problema, insuficiente, porque los datos deberían activar la alarma social.

En este sentido, también se hace imprescindible impulsar campañas de sensibilización y de formación en el ámbito laboral. Y más allá, hay que acordar medidas positivas en el mundo de la cultura y los medios de comunicación, empezando por Telemadrid. Hay que cambiar el foco en los medios de comunicación y hablar sin tapujos de “asesinos” y “asesinatos”, no centrando el foco en las mujeres asesinadas, como ocurre ahora,sino en los asesinos.

Y algo fundamental por lo que venimos apostando desde CCOO de Madrid es desarrollar una atención sanitaria integral, estableciendo equipos multidisciplinares, así como el derecho a decidir de las mujeres sobre su propio cuerpo y sus derechos sexuales y reproductivos.

Por todo ello, como cada 25 de noviembre, estaremos a las 12 de la mañana concentrándonos frente al Museo del Prado. Y por la tarde, en la manifestación desde la plaza de Ópera a la Puerta del Sol.



martes, 22 de noviembre de 2016

Mañana, Por la libertad sin cargos de Pedro Galeano. Por el derecho de huelga #HuelgaNoEsDelito


Mañana, 23 de noviembre, Pedro Galeano será juzgado por ejercer el derecho a la huelga. Una huelga como esas que hace cuarenta años acabaron con el franquismo  y que van a seguir siendo nuestra herramienta. La Fiscalía pide tres años de prisión para Pedro Galeano por participar en la huelga general del 29 de marzo de 2012. Galeano es uno de los 300 sindicalistas imputados en toda España y que la propia Organización Internacional del Trabajo (OIT) ha denunciado en su último informe.

Las Comisiones Obreras somos una piña a la hora de defender la inocencia de Pedro Galeano y denunciar el atropello judicial y policial que quiere cometerse una vez más al calor del artículo 315.3 del Código Penal. Desde CCOO hemos estado realizando huelgas justas contra reformas laborales injustas y son muchos los fiscales que no se apean de la burra en sus desmesuradas peticiones de penas. Por eso fue muy importante la sentencia ganada por los 8 de Airbus, una gran victoria y referente que sirve para que los fiscales se tienten la toga.

Pero además, desde Madrid tenemos que denunciar con contundencia la persecución política a la que se viene sometiendo a los sindicalistas del sindicalismo de clase. Es el precio que pagamos por ser un baluarte en la defensa del Estado de Bienestar. Una persecución de la que últimamente hemos tenido nuevas informaciones al destaparse que Francisco Granados, protagonista de la Operación Púnica, también tenía su gestapillo con intención de debilitar a las Comisiones Obreras y UGT, en beneficio del sindicalismo amarillo.

La huelga: el más potente instrumento

Hace cuarenta años, el 14 de enero  de 1976, confluyeron huelgas generalizadas, ilegales, perseguidas… En la región de Madrid se convocó de forma unitaria por los sindicatos clandestinos con CCOO a la cabeza. La huelga se extendió a todo el Estado y fue duramente reprimida con despidos (casi cuatro mil), violencia policial, detenciones y cinco asesinatos en Vitoria, donde hubo decenas de heridos.

Aquella jornada de 1976 fue continuación de las llevadas a cabo en 1975 y antesala de lo que vendría en jornadas posteriores: hasta 17.500 huelgas laborales en toda España que culminaron con la caída de quien las perseguía: el Gobierno fascista de Arias Navarro y el éxito de las conquistas laborales en aquel momento, que a la postre llevarían a la conquista de la amnistía y las libertades democráticas.
Así, el ejercicio de huelga ha sido el más potente instrumento de lucha por la democracia. No es posible consentir en un ejercicio de desmemoria histórica, cuarenta años después, que de nuevo las fuerzas reaccionarias, en este momento al servicio del ultraliberalismo e instaladas en los aparatos del Estado, quieran volver a las andadas.

Perseguir sindicalistas es un acto de regresión antidemocrática, pero también es un acto profundamente inútil. Desde CCOO seguiremos reivindicando y organizándonos de forma colectiva y continuaremos utilizando el más potente instrumento en defensa de los intereses de la clase trabajadora.

Galeano no irá a la cárcel

Con todo se puede demostrar empíricamente que Pedro Galeano no irá a la cárcel porque ningún sindicalista la ha pisado desde que convocamos las movilizaciones #HuelgaNoEsDelito contra la persecución penal del derecho de huelga. No sólo ha sido la victoria de los 8 de Airbus. También hay que sumar el proceso de Juanjo, a quien la Fiscalía solicitaba tres años y la sentencia terminó fijando una multa. O el caso de Juan Carlos Asenjo, de Coca Cola, cuyo juicio se suspendió porque no acudieron los testigos de la acusación.

Pero es que hace pocos días, a Ricardo Vercher en Cataluña, la Fiscalía le pedía ¡¡cinco años de prisión!! por, supuestamente pinchar las ruedas de un autobús el 14 de noviembre de 2012: tres años por unas coacciones que nadie reconoce y dos años por los daños a dos ruedas. Finalmente la condena en este juicio farsa ha sido  de multa por coacciones.

Como con todas las personas procesadas injustamente, todas las Comisiones Obreras somos Pedro Galeano. Pero también somos sus familias, que vienen soportando desde hace años la terrible presión psicológica de que sobre uno de sus miembros penda una petición fiscal de cárcel.

23 de noviembre. En los Juzgados de Alcalá de Henares. Plaza de la Paloma. A partir de las 10:00 horas.



domingo, 20 de noviembre de 2016

En la 50ª Marea Blanca, una denuncia del maltrato a la investigación biomédica: "Cuando investigar en España sigue siendo llorar,..".O es cosa de hombres.


Hoy que se ha celebrado la 50ª manifestación de la Marea Blanca quiero denunciar el abandono de la investigación biomédica. Proclamaba don Santiago Ramón y Cajal, a caballo entre los siglos XIX y XX, que investigar en España es llorar… En la actualidad, los recortes sufridos en I+D+i en España y en la Comunidad de Madrid devuelven toda la actualidad a la máxima. Recientemente, la Federación de Servicios Sociosanitarios de CCOO de Madrid organizó una jornada sobre investigación sociosanitaria en nuestra región en la que pudimos debatir sobre situación, necesidades, carencias, situación laboral…

La palabra biomedicina suena a biología con apellido para el común de los mortales, desconocemos qué es y para qué sirve. En general, y traducido al castellano moderno por los propios trabajadores y trabajadoras del sector, se trata de una investigación básica; por ejemplo, sobre genes o virus, que se aplica a enfermedades en la práctica. Según explican, la tendencia es personalizar fármacos con las dosis adecuadas a cada persona.

El objetivo de estas investigaciones es encontrar respuestas a las preguntas de los médicos en los hospitales para diagnosticar y mejorar la vida de las personas. Es decir, tender puentes, acercar el mundo de la investigación y la medicina.

Investigar, y más en España, es un trabajo muy vocacional y muchas personas no entienden que por realizar una labor que gusta, interminable y que puede ocupar 24 horas al día, se pueda cobrar. No se entiende que sea una forma de vida que, también en este caso, termina siendo discriminatorio para quienes quieren conciliar su vida laboral y personal, en la sociedad actual son las mujeres quienes mas lo sufren. Si investigar en España es una carrera de obstáculos, para las mujeres esos obstáculos son más insalvables. Por eso, los puestos más relevantes están copados por hombres.

La gran denuncia de investigadores e investigadoras de biomedicina es que se encuentran en un marco muy profesionalizado con unas condiciones amateur. Para poner orden en esta problemática laboral está siendo imprescindible la labor de las Comisiones Obreras. Investigadores e investigadores realizan una labor fundamental para la sociedad y deben organizarse como en cualquier otra profesión u oficio. Deben exigir un propio convenio, deben regular sus días libres, vacaciones, lactancia, bajas maternales… No es de recibo que profesionales altamente cualificados que están salvando vidas y en muchos casos con gran prestigio internacional se les aplique, en el mejor de los casos, el salario y las condiciones laborales mínimas del Estatuto de los Trabajadores.

El Gobierno de nuestra Comunidad debe mostrar un mínimo de voluntad para retener el talento investigador, así como para que se hagan las políticas necesarias para lograr el regreso de los cerebros que han tenido que emigrar al extranjero para buscar su futuro en la investigación. Por ello es indispensable una financiación estable, la oferta de una carrera investigadora bien asentada y un mejor marco de relaciones laborales.

Pero desgraciadamente ni el Gobierno regional, ni el Gobierno de España, muestran la más mínima sensibilidad y voluntad, tal como evidencian los datos que hicimos públicos en el documento Cartografía de los recortes. Frente a ello, hay que actuar sobre lo urgente y planificar el modelo futuro. Son necesarios de forma inmediata 3,5 millones de euros para estabilizar la actual plantilla de investigadores, trabajando en unas condiciones dignas, con perspectivas de futuro y éxito en sus investigaciones.

Nadie puede negar que la investigación es indispensable para mejorar la vida de las personas. Un país sin investigación es un país sin futuro y, como no puede ser de otra forma, las Comisiones Obreras de Madrid seguiremos dando la batalla dentro de la empresa, defendiendo a investigadores e investigadoras, y en la sociedad, peleando contra los recortes indiscriminados.

VIDEO sobre investigadores, aquí. https://youtu.be/3I3PDYoHBxw
Entrevista a un investigador y una investigadora, aquí. http://www.madrid.ccoo.es/cms/g/public/o/4/o60448.pdf

Cartografía de los recortes, aquí http://www.madrid.ccoo.es/cms/g/public/o/6/o138800.pdf


domingo, 13 de noviembre de 2016

Mañana @CCOOMadrid está de aniversario. 40 años de la Unión regional. Y por ello estaremos de fiesta en la Sala Caracol, 20h.


El 14 de noviembre celebramos el 40 cumpleaños de la constitución, aún en la clandestinidad, de la Unión Sindical de Madrid Región de CCOO, heredera directa de la Interramas. Un acto público y festivo, a las 20:00 horas, tendrá lugar en la madrileña Sala Caracol.

Para avanzar hay que echar miradas al retrovisor de la historia, por eso, tal como se aprobó por el Consejo Confederal de CCOO andamos embarcados en un año de recuperación de la historia. Se ha querido ocultar, invisibilizar y olvidar  cómo se alcanzó la libertad en España. Quizá por eso haya tanto despistado en este país…

No queremos olvidar que hace 50 años el derecho de huelga y de reunión y manifestación estaban prohibidos y junto a los sindicalistas de las primeras CCOO Interramas eran brutalmente perseguidos, encontrando cobijo en parroquias y sus dependencias, como sucedió en la del Pozo del Tío Raimundo regida por el Padre Llanos. En nuestro 40 aniversario vamos colocar una placa en la antigua Escuela de Formación 1º de Mayo conmemorando la celebración en sus talleres, hace 50 años, de la 1ª Asamblea Provincial de CCOO de Madrid en la ilegalidad, así como un reconocimiento del papel jugado por José María de Llanos, S.J.

Se ha querido ocultar el sacrificio, el dolor, la lucha sindical y el advenimiento de la libertad. Y se ha querido obviar el reconocimiento a quienes lucharon. Por eso, recientemente, reconocíamos en un emotivo acto en Alcalá de Henares el valor y la audacia de pioneros y pioneras de las Comisiones Obreras; igual que en meses anteriores hicimos en Fuenlabrada y Getafe. Ciudades que dejaron de ser “dormitorio” para convertirse en ciudades para vivir, gracias también a esa presencia sociopolítica de las Comisiones Obreras.

Y tal como recordábamos en Alcalá de Henares, vivimos días de celebración y conmemoración que nos deben ayudar a mirar hacia delante sin perder el pulso que siempre hemos tenido con la sociedad, dentro y fuera de las empresas. Hemos conmemorado el cincuenta aniversario de la Interramas, la primera semilla organizada de CCOO durante el franquismo; en octubre se han conmemorado los cuarenta años de la Confederación Sindical de CCOO; el 14 de noviembre, los cuarenta años de CCOO de Madrid

Pero nada más arrancar 2017, recordaremos como ya estamos haciendo en muchos actos, los cuarenta años de los terribles asesinatos de los abogados de Atocha y, poco después la legalización de nuestras Comisiones Obreras, porque… es conveniente recordar que unos hacen aniversarios de su constitución legalizados y otros los hacemos clandestinos.

Un sindicato nuevo y rompedor

No se puede obviar que tuvo que pasar mucho tiempo, muchas movilizaciones, sangre y prisión para que cayera la dictadura. Porque como dice Nicolás Sartorius, Franco murió en la cama pero con la dictadura franquista acabamos gracias a la “galerna de huelgas” de 1975, 76 y 77 junto a las movilizaciones del movimiento estudiantil, de vecinos,… Y las Comisiones Obreras fueron legalizadas a la fuerza, porque la organización que había tras nuestras siglas fue el motor determinante en el final del franquismo. Ese es el escenario en el que hay que reivindicar lo que ha sido nuestra historia.

Un contexto como el que recordaba Jesús Pajares, que fue el primer secretario general de CCOO de Alcalá, en el que había que luchar porque “era nuestra obligación, lo que nos tocó vivir. Había que hundir la dictadura”, una dictadura que pervivió al dictador.

En 1939, con la victoria del franquismo, el movimiento obrero fue derrotado, aniquilado, primero en el frente y después a base de represión por lo que poco apoco hubo que ir recomponiéndolo. Por eso, todo el mundo debe saber que en plena noche del franquismo unos audaces fueron organizándose desde las asambleas de fábrica para crear uno de los sindicatos más importantes de Europa.

CCOO fue creciendo como sindicato rompedor y novedoso porque no sólo luchaba por el salario y las condiciones laborales en la empresa, también dio la batalla fuera de los centros de trabajo. Por los salarios y las condiciones laborales y por la libertad sindical y los derechos democráticos. Había que dar un salto y se dio. Igual que hacemos hoy reivindicando el empleo de calidad, la protección a quienes están en paro, las pensiones públicas, una enseñanza y una sanidad públicas de calidad; igual que defendemos un Canal de Isabel II público, los servicios sociales…

Este sindicato siempre ha tenido dos patas: la acción sindical en la empresa y la sociopolítica en el territorio, en la sociedad, y eso lo inventaron los pioneros por todos conocidos como quienes padecieron el Proceso 1001, pero también miles de personas anónimas y desconocidas.

No podemos perder la memoria y tenemos la obligación moral de reconocer y agradecer a quienes nos antecedieron en la lucha. Actualmente somos el principal baluarte para la pobreza y la desigualdad en este país. Por eso es tan importante fortalecer el gen y el impulso de las Comisiones Obreras. La fuerza y la audacia con que sus pioneros se enfrentaron a la injusticia institucionalizada.


CELEBRACIÓN 40 CUMPLEAÑOS CCOO DE MADRID
14 de Noviembre.
Sala Caracol.
Calle Bernardino Obregón, 18 (Madrid).
20:00 horas.


miércoles, 9 de noviembre de 2016

Un ejemplo de valor, dignidad y libertad: la clase trabajadora y la defensa de Madrid. 80 años del asedio fascista, del ¡NO PASARAN!

El lunes, 7 de noviembre, participe en un acto de conmemoración y memoria del 80 aniversario de la Defensa de Madrid.ante el asedio del ejercito golpista en noviembre de 1936. Me invitaron a intervenir para recuperar el papel determinante del movimiento obrero, sobre todo de los trabajadores y trabajadoras de Madrid.

La proclamación  de la II República, el 14 de Abril de 1931,  abrió para la clase trabajadora, ilusiones y expectativas de mejora en sus condiciones  laborales y de vida. Así fue  durante el primer bienio, donde gobernaron las izquierdas. Se consiguieron avances significativos en los derechos laborales y derechos sociales o civiles. En el caso de los primeros,  aumentos salariales de hasta del 20%, regulación de los Convenios Colectivos, reconociendo  el papel de los sindicatos en las relaciones laborales, el derecho a Huelga, los jurados mixtos para la mediación laboral y, en otro orden, el intento de Reforma Agraria.,  En el ámbito de los derechos sociales y civiles, los primeros pasos hacia la igualdad de género, el divorcio, la libertad religiosa,  la extensión universal  de la Instrucción Pública  o el  acceso a la cultura y el deporte  a las clases trabajadoras,

Y como mayor prueba de estas mejoras, está la incorporación del trabajo a la Constitución Republicana de 1931.

En sus artículos 1 y 46:

Art. 1.º España es una República democrática de trabajadores de toda clase, que se organiza en régimen de Libertad y de Justicia. 
Los poderes de todos sus órganos emanan del pueblo. 
La República constituye un Estado integral, compatible con la autonomía de los Municipios y las Regiones. 
La bandera de la República española es roja, amarilla y morada. 

Art. 46. El trabajo, en sus diversas formas, es una obligación social y gozará de la protección de las leyes. 
La República asegurará a todo trabajador las condiciones necesarias de una existencia digna. Su legislación social regulará: los casos de seguro de enfermedad, accidente, paro forzoso, vejez, invalidez y muerte; el trabajo de las mujeres y de los jóvenes, y especialmente la protección a la maternidad; la jornada de trabajo y el salario mínimo y familiar; las vacaciones anuales remuneradas; las condiciones del obrero español en el extranjero; las instituciones de cooperación; la relación económico jurídica de los factores que integran la producción; la participación de los obreros en la dirección, la administración y los beneficios de las empresas, y todo cuanto afecte a la defensa de los trabajadores. 

Hasta ese momento, nunca en la historia de España la clase trabajadora veía reconocidos sus derechos laborales, de una manera tan evidente, en una ley básica del Estado.

La llegada al gobierno, en Noviembre de 1933, de las derechas va a suponer un retroceso, en gran parte de estos derechos alcanzados. Comienzan a ser   recortados o directamente eliminados, lo que da lugar a que el movimiento obrero organizado, en sindicatos y partidos políticos, los defienda a través de  la movilización y la lucha social. Da comienzo un periodo de constantes huelgas y manifestaciones, duramente reprimidas por el ejército y fuerzas de orden público, siguiendo las instrucciones del gobierno. La culminación de este proceso serán  los sucesos conocidos  como Revolución de  Octubre de 1934, la reacción del  gobierno de la CEDA será una represión sangrienta, especialmente en las regiones de Asturias y Cataluña, donde más éxito había tenido las movilizaciones.

Durante el gobierno Radical - Cedista (derechas), la represión tuvo como consecuencia la muerte de más de 4.000 trabajadores, el encarcelamiento y tortura de otros  40.000 y la pérdida del puesto de trabajo para otros tantos miles.

Con estas condiciones, la mayoría de las izquierdas en prisión o en el exilio, se llega a las elecciones de Febrero de 1936, donde los partidos de izquierda, han constituido en un Frente Popular con un programa común, siendo uno de sus puntos fundamentales la amnistía para los presos víctimas de la represión. Por ello, las dos organizaciones obreras más importantes de la época, CNT y UGT,  que sumaban algo más de 3 millones de afiliados,  piden a sus afiliados y simpatizantes el voto para el Frente Popular. Este finalmente ganará las elecciones.

Las derechas desde el primer momento no aceptan el resultado,  ante el temor de una vuelta a las reformas progresistas, y por ello comienzan una conspiración que culmina  el 18 de Julio de 1936 cuando los militares con el apoyo del poder financiero, la oligarquía terrateniente,  la derecha política y la iglesia, darán un Golpe de Estado. Provocan una  Guerra Civil, que durara casi tres años.

El 6 de noviembre el gobierno de Largo Caballero, constituido 2 días antes, con la presencia por primera vez de ministros anarquistas, ante la presencia del los ejércitos franquistas en la cercanía de Madrid, a siete kilómetros de la Puerta del Sol. Deciden  abandonar la ciudad camino de Valencia, dejando al mando a una Junta de Defensa constituida por todos los partidos políticos y sindicatos, con representación  en el gobierno del estado.

La ciudad desde el 27 de agosto sufrió constantes bombardeos  indiscriminados. Durante los mismos,   los trabajadores abandonaban sus puestos de trabajo (talleres)  para ir a los refugios, y a su vuelta en muchas ocasiones se encontraban destrozos importantes en la producción. Ante esta situación, los sindicatos decidieron trasladarlos a los túneles del Metro y Ferrocarril. Una vez que comenzó  el ataque a la Ciudad, los bombardeos pasaron a ser diarios hasta el final de la guerra,  tanto artilleros como aéreos.

El primer papel de los trabajadores y trabajadoras en la defensa de Madrid, es mantener el funcionamiento de la ciudad  dentro de los límites de una ciudad asediada. A través de sus sindicatos, por ejemplo en el caso de los metalúrgicos  se mantiene la producción de la industria de guerra y en el caso del sindicato de transportes, el funcionamiento de los transportes públicos de pasajeros y mercancías. También se va a producir, de manera masiva,  la incorporación de la mujer a los  trabajos, ocupando el puesto de los hombres que se incorporaban al frente.

Pero uno de los  papeles más  destacados fue el de los trabajadores y trabajadoras del sector  de la construcción, que con la colaboración entusiasta del pueblo de Madrid, realizaron y dirigieron las obras de fortificación de la ciudad,  construyendo zanjas anti - tanque, barricadas, excavando trincheras, o construyendo refugios. En la mayoría de los casos, esto fue realizado en los barrios obreros que se convertirán en frente de batalla: Villaverde, Entrevías, Vallecas, Carabanchel, Carretera de Extremadura,, Usera,  Casa de Campo, etc.

El día 8 de noviembre el General Valera da la orden al ejército de África con más  30.000 soldados, formado por legionarios, regulares y tropas mercenarias,  que comience  el  asalto contra Madrid, desde la Casa de Campo al Manzanares.

En frente, se encuentran  19.000 soldados republicanos, la mayoría no son soldados profesionales sino trabajadores, encuadrados en unidades formadas por sus sindicatos y partidos que empuñan las armas en defensa de sus derechos, la libertad y la democracia. Enfrente tienen un ejército profesional curtido en las guerras de África, los primero combates son sangrientos y cuerpo a cuerpo, sin embargo, contra pronóstico, los  milicianos republicanos aguantan las primeras embestidas.

Ya en la madrugada del día 9 durante los durísimos combates de la  Casa de Campo, las primera unidad de las Brigadas Internacionales, "XI Brigada Internacional", constituidas por jóvenes trabajadores, al mando de Kléber, entran en combate.  

Este apoyo,  no esperado por los milicianos  madrileños, los recibió  al grito de Viva los Rusos, aunque eran originarios de más de 50 países, en su mayoría trabajadores y estudiantes. Su participación será fundamental para aumentar la  moral del pueblo madrileño  y  hacer posible la posteriormente famosa consigna del  NO PASARÁN. El asalto finalizará el día  23 de noviembre, sin que las fuerzas asaltantes consiguieran sus objetivos. Un episodio de heroísmo y valentía  que hoy todavía impresiona  al mundo, dado que se había producido la primera derrota del Fascismo.

Como anécdota, recordemos una frase que pronuncio el General Republicano Asensio al General Miaja, jefe de la defensa, unos días antes del comienzo del asalto:

"Si, cuando el enemigo pise los arrabales, los proletarios de la CNT. y la UGT. echan la carne y los huesos en el asador, es probable que Madrid se salve"

martes, 8 de noviembre de 2016

El 12 de Noviembre, con el Pueblo Saharaui, por un referéndum justo y transparente


Presentación de un cuaderno sindical sobre el Sáhara Occidental
Este año se conmemora el 40 aniversario de la proclamación de la República Árabe Saharaui Democrática (RASD). Esta proclamación fue consecuencia de  la invasión de Marruecos como respuesta a esa gran ignominia del franquismo que supuso abandonar a su suerte los últimos territorios coloniales. Coincidiendo con esta fecha, CCOO ha editado unos Cuadernos de información sindical de temática monográfica bajo el título El Sáhara Occidental: un pueblo en el exilio. Por un referéndum justo, libre y transparente. En la presentación de la publicación realizada en CCOO de Madrid también participaron Ignacio Fernández Toxo; Jira Bulahi, delegada saharaui para España; CheikhLehbib Mohamed, secretario general UGTSARIO y Empar Pablo, responsable de Movimientos y Redes Sociales de CCOO.

Además de esos cuarenta años de historia, el pueblo de la República Árabe Saharaui Democrática , tiene en común con las Comisiones Obreras su orgullo y su tenacidad. Una tenacidad que resumía Marcelino Camacho con su máxima “ni nos domaron, ni nos doblaron, ni nos van a domesticar”, porque ante la injusticia y la sinrazón hay que perseverar en los combates.

En la presentación de este magnífico cuaderno sindical nos recordaba Ignacio Fernández Toxo cómo Felipe González, el Felipe de antes de 1982, se comprometía a resolver la cuestión saharaui tal como mandatan las Naciones Unidas. Dieciséis años de Gobierno después incumplió su promesa, tal como han seguido haciendo el resto de gobiernos.
El nuevo Gobierno tiene la oportunidad de tener altura de miras, no plegarse a intereses cortoplacistas y presionar para que se cumplan los mandatos de Naciones Unidas. De no hacerlo, este Gobierno también nos avergonzará.

Frente a esa vergüenza, personalmente siento el orgullo de pertenecer a CCOO de Madrid; siento el orgullo de haber apoyado siempre la causa del pueblo saharaui y de ser parte fundamental en la red de solidaridad con el Sáhara.

Madrid es una región solidaria y, por ejemplo, cada verano ha venido acogiendo niños y niñas saharauis para que al menos durante unos días escapen del desierto y la ocupación marroquí. Pero esas acogidas también han servido para que buena parte de la ciudadanía madrileña tome conciencia de que una población que fue española padece una terrible injusticia, nacida de los últimos coletazos del franquismo y de la incapacidad posterior de nuestros gobernantes.

Las Comisiones Obreras de Madrid siempre hemos apoyado la lucha pacífica del pueblo saharaui sin olvidar además la complicidad existente con sus trabajadores, mayoritariamente organizados en el sindicato UGTSARIO, cuyos dirigentes padecen la persecución doblemente. El pasado 15 de abril fue asesinado el joven sindicalista BrahimSaika. A su memoria está dedicado el cuaderno sindical que acabamos de presentar.

El ejemplo de Saika debe servir para perseverar en la lucha para cambiar las cosas, al igual que la muerte de los abogados de Atocha. Hay que recordar en este escenario de complicidades y peleas compartidas que en 2011 el premio Abogados de Atocha recayó en el colectivo de abogados saharauis.

Por un referéndum justo, libre y transparente, CCOO de Madrid seguirá ahí. Apoyando también la manifestación que tendrá lugar el próximo 12 de noviembre, a las 12 horas desde Atocha hasta el Ministerio de Asuntos Exteriores.




Más información: Web CCOO de Madrid